El 81% de las personas comparte su contraseña

peligro-al-compartir-contrasenas

El mercado negro de contraseñas es un indicador de la creciente sofisticación que los cibercriminales han adquirido para robar y vender contraseñas. De acuerdo a Katie Petrillo, manager de marketing program de LogMeIn Access, la respuesta más apropiada a esto es que la gente sea más astuta cuando se trata de ciberseguridad.

El uso de contraseñas, a pesar de que se han estado pensando alternativas, seguirá siendo por mucho tiempo el principal mecanismo de autenticación que utilicemos, ya sea como usuarios ingresando a los diferentes sistemas que utilizamos en nuestro trabajo e incluso en las aplicaciones de uso personal.

Sin embargo, para las empresas resulta cada vez más complicado garantizar que quien está tratando de ingresar a los sistemas es quien realmente dice ser. Ataques de fuerza bruta, códigos maliciosos, explotación de vulnerabilidades e Ingeniería Social son solo algunas de las amenazas que pueden afectar a los usuarios y comprometer la integridad y confidencialidad de la información.

Al escribir para LastPass recientemente, Petrillo explicó que las contraseñas, viejas y nuevas, son obtenidas de diferentes maneras ya que los cibercriminales tienen a su disposición varias técnicas para “infiltrarse” en cuentas online. Esto puede ser logrado a través de ataques de phishing (que están creciendo), fugas de información (cada vez más frecuentes) y ataques de fuerza bruta. “Inclusive si tu cuenta no incluye acceso a dinero o números de tarjetas de crédito, aún así es extremadamente valiosa y no quieres que caiga en las manos equivocadas,” agregó Pretillo.

“Es muy posible que la cuenta incluya información que [un atacante] podría utilizar para acceder a otras cuentas a través de ataques de phishing, tales como nombres de miembros de la familia.”

A comienzos de este año, la encuesta LastPass Sharing Survey reveló que el 81% de las personas comparten contraseñas que pondrían en riesgo su identidad o información financiera. La encuesta mostró que compartir contraseñas es un lugar común, con el 95% de los encuestados admitiendo que comparten hasta seis passwords con otros.

Mientras que varios están naturalmente preocupados por cuán segura es esta práctica, las contraseñas igualmente son compartidas porque “es conveniente o necesario”. “Intentamos compartir contraseñas con aquellos en quien confiamos, pero hay muchas razones por las cuales necesitamos compartir,” destacó LastPass en una infografía.

“Sabemos que compartir contraseñas puede ser riesgoso, pero malas prácticas en torno a este tema, como reutilizar contraseñas o no cambiarlas regularmente puede poner en peligro la seguridad online.”

Fuente

Dejar un Comentario

uno + diecinueve =

Empiece a escribir y presione Enter para realizar la búsqueda

Top Contáctanos