Los ciberataques más alarmantes que sucedieron en el 2015

Ni siquiera datos tan personales como nuestras huellas dactilares se escaparon de los ciberataques. El 2015 llegó a su fin dejando tras de sí una certeza: cuantos más dispositivos haya en nuestras vidas, más necesaria será la seguridad.

ataques-ciberneticos-2015

Al fin y al cabo, los ciberdelincuentes han demostrado a lo largo del año pasado ser capaces de descubrir y aprovechar cualquier vulnerabilidad para hacerse con nuestros datos o controlar nuestros dispositivos en los que han sido los ciberataques más dañinos y preocupantes de 2015.

Robo de huellas dactilares

Si las huellas dactilares son ya uno de los métodos de seguridad biométricos más abrazados por la tecnología (sin ir más lejos, es el método de desbloqueo de los iPhone), el robo de datos de la administración de los empleados del gobierno estadounidense demuestra que el sistema no es seguro. Un grupo de ciberdelincuentes se hizo el pasado mes de junio con las huellas dactilares de cerca de seis millones de trabajadores federales, una información con la que sus móviles (y quién sabe si la seguridad del país) podrían correr peligro.

Control remoto de coches inteligentes

Otro de los grandes retos de la ciberseguridad pasa por los coches inteligentes. Mientras, estos vehículos del futuro siguen teniendo una vertiente vulnerable. El pasado verano, dos ‘hackers’ demostraron que era posible aprovechar los fallos del ordenador de a bordo del Jeep Cherokee para llegar a manipularlo, controlando incluso el motor y los frenos a distancia.

Mil millones de Android comprometidos

No todas las vulnerabilidades en lo que a seguridad informática se refiere llegan de la mano de aparatos modernos o herramientas revolucionarias, sino que incluso los ‘smartphones’ han protagonizado un escándalo en este 2015: en concreto, cerca de 1.000 millones de dispositivos con Android se vieron afectados por Stagefright, un fallo de seguridad que habría permitido a los cibercriminales acceder a cualquier teléfono Android y controlarlo sin que los usuarios lo supieran.

Millones de infidelidades, al descubierto

El gran escándalo del año en el mundo de la ciberseguridad llegó de la mano de Ashley Madison y la filtración de los datos de sus 32 millones de usuarios. De este terremoto se sacaron un buen puñado de lecciones que todos, plataformas y usuarios, deberían tener presentes de cara al futuro.

El año negro de Apple

Este 2015 ha sido el peor año para la firma de la manzana mordida en lo que a seguridad se refiere. Los ciberataques sufridos por sus dispositivos han multiplicado por cinco a los del año anterior y alguna que otra vulnerabilidad ha salido a la luz. Es el caso de Dyld, un ‘bug’ descubierto el pasado verano y que afectaba al sistema operativo de sus Mac OS X.

Datos robados a un tercero

Los 15 millones de clientes de la operadora T-Mobile vieron cómo sus datos eran robados por un grupo de ciberdelincuentes. Según la compañía, la información de los últimos dos años habría sido sustraída, pero no de sus propios servidores, sino que el robo lo sufrió un tercero: la compañía con la que T-Mobile gestiona los pagos y créditos a sus clientes.

Robo de datos a través del navegador

Efectivamente, los grandes nombres de la tecnología no se han librado este año de los escándalos por poner en riesgo la seguridad de sus usuarios. Es el caso de Firefox, que tuvo que advertir a los internautas el pasado verano de que un fallo en el navegador hacía que los ciberdelincuentes pudieran buscar y robar archivos de un equipo sin que nadie se percatase de ello.

Un mal fin de año para Dell

El último gran escándalo tuvo lugar el pasado mes, cuando se descubrió que los últimos modelos de los ordenadores Dell escondían en su interior un grave fallo de seguridad. Gracias a esta vulnerabilidad, los ciberdelincuentes podrían alterar la comunicación entre varios ordenadores y robar datos de los equipos afectados.

Para que estos dolores de cabeza no afecten su seguridad informática para el 2016, Aranda Software le ofrece su portafolio de Security Management. Aranda Data Safe es un software de backup & recovery, que ofrece a las empresas una solución única e integral, construida desde cero para la protección y prevención en la pérdida de datos del negocio, de forma simple, segura y eficiente en los puntos finales de la red corporativa. Con Aranda 360 Endpoint Security proteja los puntos finales de su red (computadores de mesa y portátiles, dispositivos utilizados por el personal que se encuentra trabajando en campo, en tránsito y también en la oficina) de las constantes amenazas de seguridad existentes.

Fuente

Dejar un Comentario

siete − seis =

Empiece a escribir y presione Enter para realizar la búsqueda

Top Contáctanos