Integrar para competir

No pensar en la integración puede convertirse en un error grave. Las herramientas de integración, aparte de ofrecer una mayor productividad a la empresa y dotarla de una mayor eficiencia juegan un papel fundamental en el proceso de digitalización de cualquier empresa.

Las empresas deben ser más ágiles, moverse muy rápidamente y no solo en el mercado con su oferta de producto o servicios, sino también en el desarrollo de aplicaciones específicas e inteligentes para su negocio y su conectividad. Estas metas solo se consiguen con un control completo de los datos e integrando los sistemas de forma óptima.

Las herramientas de integración permiten a las empresas conseguir una mayor eficiencia, productividad y agilidad ya que conecta diferentes aplicaciones de software y servicios, interfaces de programación de aplicaciones (API) datos y dispositivos para automatizar los procesos empresariales y ofrecer al usuario información exacta y a tiempo. La integración no solo conecta, sino que también añade valor a través de las nuevas funcionalidades provistas al conectar funciones diferentes del sistema”.

Como ocurre con la gran mayoría de las soluciones tecnológicas actuales, la integración también afronta sus propios retos. Y es que, nos encontramos en un sector en el que el dinamismo y la actividad frenética es algo intrínseco a él lo que requiere de un esfuerzo de actualización continua.

Si bien existen muchos tipos de desafíos y situaciones que son resueltas con las herramientas de integración, uno de los retos que tienen que superar es que se puedan adaptar a los cambios que se producen en su entorno para permitir a la empresa seguir siendo competitiva. Estos cambios pueden ser muy variados, como, por ejemplo, un aumento en la escala del trabajo a realizar, ofrecer nuevos servicios reclamados por los clientes, adaptarse a nuevas tecnologías, etc. Y es que, la aparición de la integración surge tras la necesidad de organizar la tecnología, ya que las soluciones de un proveedor no se comunicaban con las de otro, y así poder acabar con la duplicación de esfuerzos
Justamente la nube es uno de los elementos que viene a revolucionar el mundo de la integración. La transformación digital también está cambiando las formas de consumo de la tecnología.

La nube permite a las empresas acortar sus tiempos de desarrollo de aplicaciones e integraciones con un claro enfoque hacia la cloud. Y es que, las organizaciones exigen en la actualidad un menor número de licencias y ataduras, entre otros factores porque lo presupuestos de TI son cada vez más ajustados. La capacidad de inversión de organizaciones, independientemente de su tamaño, y Administraciones Públicas es cada vez más restringida por lo que, por ejemplo, optar por un modelo de pago por uso es una alternativa para quienes están convencidos de la necesidad de tener una solución de integración.

Aranda Software con sus diferentes soluciones ayuda a las organizaciones con la integración de diferentes procesos que les permitirá tener una mayor productividad, eficiencia y agilidad en sus procesos de soporte.

Fuente

Entradas Recientes

Empiece a escribir y presione Enter para realizar la búsqueda

Top Contáctanos