La fórmula para un proyecto de IoT exitoso

proyecto-de-lot-exitoso

Para que no lo sorprenda la llegada del Internet de las Cosas, le damos la receta con los ingredientes que necesita para implementar un proyecto cinco estrellas en su empresa.

Hoy los responsables de TI enfrentan una vorágine de desarrollos que la industria de las TIC han marcado como tendencias de la tercera plataforma. El Internet de las Cosas (IoT) es una de ellas y representa un reto grande. Centroamérica y el Caribe lo saben aunque el interés no se ha estandarizado, por eso vamos a adelantarnos y demostrarle la receta para implementar un proyecto de IoT exitoso.

Los que deseen aplicarlo deben partir  que es un fenómeno basado en la rápida evolución de TI y las telecomunicaciones para crear nuevos tipos de servicios, puntos de vista y áreas de negocio. Para lograrlo deberán asesorarse e investigar, implementar e integrar y administrar y operar. Y, en algunos casos, armar un pequeño laboratorio o contratar a especialistas en infraestructura digital.0000

Lo primero que un CIO debe hacer es diseñar la estrategia y entender cómo esta solución impactará al negocio.

“Se necesita entender si sus sistemas de red y TI son capaces de soportar la cantidad de dispositivos que planean emplear y cómo integrarlos de mejor manera en la misma solución”

En la segunda fase, inicia la construcción de los sistemas e infraestructura correctos, sobre todo porque muchas empresas lo hacen bajo una óptica de eficiencia. La gran cantidad de datos y los nuevos tipos de conectividad posibles, a menudo, provocan las iniciativas de innovación. “Los datos en tiempo real y los dispositivos conectados constituyen la nueva materia prima para investigar y lanzar nuevos servicios”.

Para la tercera etapa, serán necesaria la gestión continua y la optimización de los sistemas de TIC junto con los de IoT para que se dé paso a la generación de valor sostenible en adelante desde TI. “Estas configuraciones son controladas por sistemas de CRM sofisticados y a través de un ’empujón’ se propaga dentro de los sistemas de aprovisionamiento y también en los sistemas de TI y de redes”.

Aunque la industria tradicional ha enfocado la adopción en áreas de GRC (Governance Risk and Compliance) y GxP (General Practice), muchas empresas innovadoras están optimizando sus esfuerzos de productividad, eficiencia, prevención y reducción de los índices de riesgo, todo esto en tiempo real.

Los grandes proveedores ya dan respuesta a todas las industrias: construcción, seguridad o paquetería, entre otras. Por ejemplo, Amazon, con AWS IoT, se sumergió en 2015 para ofrecer conectividad desde dispositivos a sus servicios de nube y con otros para proteger datos, procesarlos y dar paso a aplicaciones que interactúan con esos aparatos incluso sin conectarse.

Los desafíos por superar

La cara de IoT que no se puede ocultar es la de riesgos, ya que al desplegarlo, el CIO deberá tener en cuenta retos de seguridad, calidad de los datos, interoperabilidad, privacidad, información abierta, conectividad y gestión de la información.

“IoT hereda muchos problemas de seguridad de Internet. Sin embargo, mientras que los ataques pueden ser similares, las consecuencias podrían ser dramáticamente diferentes. No se trata sólo de minimizar los riesgos de daños económicos y de seguridad de datos, sino también garantizar la seguridad física cuando los procesos y activos reales son controlados a través de Internet”, indicó Alberto Rodríguez de Ericsson.

De acuerdo con Panda Security, los primeros pasos para entrar en la era del Internet de las Cosas están acompañados de una preocupante cantidad de vulnerabilidades que afectarían los dispositivos y la información de los usuarios. Para ello se basó en el resultado de una investigación del Centro de Investigación Francés Eurocom, en la cual analizaron cerca de 2 000 variantes del firmware que acompaña a esos primeros dispositivos conectados a la red. Las conclusiones del estudio no podrían ser más preocupantes: se localizaron cerca de 10 000 vulnerabilidades que pondrían en peligro a sus usuarios, lo que supone un gran reto para los departamentos de tecnología y los encargados de seguridad.

Además los smartphone son las mejores soluciones para el IoT, porque tienen GPS y sensores, entre otros, aunque es una utopía para las empresas por la falta de una visión tecnológica local y regional, deficiencias en la academia para estas tecnologías y el poco apoyo a la industria del hardware. “Es un conjunto de objetos con conectividad a la nube que intercambian información que genera valor al consumidor. Todo objeto con un sensor, un actuador o mecanismo de acción, genera data que contiene un valor para el fabricante o el consumidor”.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la necesidad de contar con capacidad de memoria, bases de datos, sistemas de análisis y plataformas de desarrollo modernas, para alcanzar una estructura básica de IoT.

 

Fuente

Dejar un Comentario

trece − dos =

Empiece a escribir y presione Enter para realizar la búsqueda

Top Contáctanos