MDM vs MAM, ¿Qué estrategia de movilidad se adapta mejor a las necesidades de su negocio?

mdm-vs-mam

Elegir la mejor solución para gestionar los dispositivos móviles y sus aplicaciones dentro de la empresa requiere un análisis exhaustivo de necesidades. La movilidad y la gestión de dispositivos móviles dentro de las compañías se han convertido en una necesidad apremiante para ganar competitividad, mejorar la calidad de los servicios y mejorar en eficiencia y rapidez. En este contexto, una buena parte de las empresas han comenzado a implementar soluciones que permiten gestionar el uso de dispositivos móviles dentro de la organización, sin embargo, a la hora de decidir el tipo de estrategia a seguir, suelen asaltar dudas sobre si abordar una estrategia MDM (Mobile Device Management) o una MAM (Mobile Application Management).

En realidad, se trata de dos conceptos diferentes, con funciones distintas y que son complementarios en la mayoría de los casos, por lo que la elección más acertada es posible que pase por una combinación de ambas soluciones, o por la implementación de una u otra por separado, todo dependerá de las necesidades y objetivos que se quieran abarcar dentro de la compañía.

Tanto MDM como MAM son soluciones de gestión y control, pero cada una afecta a escalas diferentes: mientras que MDM ejerce un control del propio dispositivo móvil (activación del dispositivo, jerarquía de perfiles, mail seguro, control de acceso a información corporativa, etc.), MAM ofrece un sistema de seguridad más granular que llega hasta la gestión de las aplicaciones, tanto en lo que respecta a su usabilidad y el funcionamiento de las mismas como al control que se puede ejercer sobre su uso.

A modo de ejemplo, de la misma manera que en una organización se aseguran de que los PCs de los empleados tengan los permisos y aplicaciones requeridas para realizar su trabajo y, a la vez, se monitorea el uso que se hace de estas aplicaciones, se debe asegurar que se tienen bajo control a todos los dispositivos móviles. Escalando esta comparación al terreno de la movilidad, MDM estaría cubriendo la primera fase, es decir, realizaría la gestión de los dispositivos y ejercería como un sistema único con toda la información relacionada con el control de sistemas, mientras que MAM nos proporciona la gestión de la segunda, es decir, la gestión y control de las aplicaciones.

Teniendo en cuenta esta premisa, si una empresa cuenta con una red de cien empleados que utilizan dispositivos móviles solo para recibir el correo y hablar por teléfono, lo que se necesita es controlar los dispositivos para ofrecer acceso a cierta documentación de la intranet o para evitar que los usuarios se instalen aplicaciones de chat, como WhatsApp, etc. Ahora bien, si todos estos empleados que están en movilidad utilizan aplicaciones empresariales para realizar su trabajo (como ocurre en el sector seguros o de las utilities con grandes equipos de fuerzas de venta o servicios técnicos que trabajan en movilidad), será necesario asegurar las distintas apps que los empleados utilizan y su uso.

Costes y retornos

Una buena noticia a la hora de plantearse una estrategia para gestionar el uso de dispositivos y aplicaciones móviles en las empresas es que no se trata de soluciones muy caras. La mayoría se suelen ofrecerse bajo la modalidad de Software as a Service (SaaS) o pago por uso, con lo que es posible ajustar la inversión al número de usuarios y a la utilización que se hace de la misma. De este modo, el coste no ha de suponer una sobrecarga excesiva en los presupuestos del departamento de TI.

El retorno de la inversión, por su parte, se produce a corto plazo y, aunque depende de la inversión inicial que haya realizado la compañía, en el caso de que estemos hablando de una solución MDM, rápidamente se detectará una evidente mejora y automatización de los procesos en los departamentos de sistemas, que verán aumentada su productividad gracias al ahorro de tiempo en desplazamientos y a la posibilidad de ofrecer asistencia técnica en tiempo real. Con Aranda Mobile Device Management las empresas podrán sacar más provecho de sus recursos de cómputo y brindar a sus empleados un entorno confiable para usar sus dispositivos móviles en el trabajo. Se soportan tabletas y teléfonos celulares iOS y Android. Desde una consola única de administración, AMDM permite realizar inventarios de software y hardware de los dispositivos móviles usados en la compañía, almacena datos de localización, información de red, históricos de eventos, información de estado (dispositivos rooteados, nivel de batería, espacio disponible, etc). Para tener más información de esta solución haga clic aquí.

Si nos centramos en las soluciones MAM, a la hora de valorar el retorno de la inversión, se debe tener en cuenta la optimización de los procesos y la del trabajo de aquellas personas que basan su día a día en el uso de dispositivos móviles.

El primer paso, por tanto, para abordar una estrategia de movilidad y gestionar el uso de dispositivos móviles en las empresas es realizar un análisis detallado de las necesidades de los equipos en movilidad y tener claro el objetivo que persigue la compañía a la hora de implantar la solución (qué aplicaciones es necesario movilizar y qué grado de gestión de la seguridad se va a aplicar). Conocer el alcance que debe tener la estrategia de movilidad que se va a ejecutar y partir de un esquema de necesidades que permitan sacarle el máximo rendimiento a la solución es la clave para que el proyecto sea un éxito.

 

Fuente

Dejar un Comentario

cinco + 20 =

Empiece a escribir y presione Enter para realizar la búsqueda

Top Contáctanos