Tendencias de Tecnología para el 2020

En esta época del año las empresas realizan el balance de lo que fue el 2019 en términos de metas alcanzadas y se encuentran trabajando o incluso realizando sus ajustes finales de lo que será su proyección para el año que viene. Para esto muchos se apalancan en observar y analizar el impacto que las tendencias tecnológicas de la industria tendrán sobre su negocio puesto que estas tienen el potencial tanto de crear oportunidades como de generar inestabilidad o afectaciones significativas.

A continuación, presentamos algunas tendencias tecnológicas de acuerdo a algunos estudios de IDC, Gartner y otras empresas de consultoría. Los encargados de planeación estratégica pueden tener en cuenta esta información para determinar cómo estas tendencias pueden impulsar o retrasar sus estrategias corporativas.

Innovación centrada en las personas

Una recomendación para iniciar este camino de evaluación y proyección está en los  esfuerzos de innovación en las personas y sus necesidades reales. Por un lado, esto tiene relación con  la implementación de estrategias de mejoramiento de experiencias de usuarios (UX) y clientes (CX), intentando entenderlos mejor, ofreciéndoles productos y servicios que les agreguen valor. Por otro lado, esto va de la mano con el uso de herramientas como tableros de control y hojas de ruta que permitan evaluar oportunidades, hacer planeación y hacer seguimiento de las labores a realizar en una determinada ventana de tiempo.

Poner a las personas en el centro de la tecnología, así se resume la tendencia de la cual estamos hablando, lo que implica que las empresas deben pensar en una estrategia de desarrollo tecnológico que tenga en cuenta y analice el impacto de sus tecnologías en clientes, empleados, socios de negocio o incluso a la misma sociedad en la que desarrolla su mercado independiente si son o no consumidores de sus productos o servicios.

Este enfoque en las personas reúne el conjunto de motivaciones, preferencias, necesidades, deseos y otras características que deben ser tomadas en cuenta, para el desarrollo de las estrategia a seguir en el año que viene y su consecuente aplicación y ejecución, de la mano con estas consideraciones es importante reflexionar en el tipo de usuarios que hoy se acercan a cada empresa puesto que es una realidad que independiente de su edad o perfil social los comportamientos en general ya nos son los mismos de antes y cada vez más existe una preocupación por el impacto que produce lo que usan, este impacto lo analizan desde lo económico, social y ambiental, es decir, los usuarios de hoy son más conscientes del entorno y no solo un entorno local, por lo general piensan en un entorno global y en esa medida piensan en si consumir un producto puede afectar sus propios intereses de responsabilidad social y lo que representa para ellos como personas o para las organizaciones para las que trabajan, en caso que se trate de una compra B2B.

De la mano con lo anterior todo el despliegue en términos de recursos y talento humano acompañado de la inversión económica en función de desarrollar tecnologías que le permitan a las personas vivir una mejor experiencia, como por ejemplo las diferentes interfaces multiplataforma que una compañía ofrece como punto de contacto a sus clientes e incluso los esfuerzos que hacen por llegar a otros segmentos de mercado en donde la transparencia y la trazabilidad de las acciones son fundamentales para la medición de esos esfuerzos, hacen parte de estas tendencias que marcarán el desarrollo de un año 2020 en el que aquellos que sepan leer y sacar provecho de estas tendencias serán los que continúen en el camino del éxito y crecimiento.

Integración de tecnologías disruptivas en los negocios

Estas tendencias no existen persé, o de forma aislada, se basan y se alimentan de forma mutua con las tecnologías, coexistiendo en conjunto dentro del marco de la transformación digital por la que está atravesando el mundo actual.

Algo seguro, es que el futuro estará caracterizado por el desarrollo y despliegue cada vez más acelerado de dispositivos inteligentes con los cuales las personas de todas las condiciones sociales accederán digitalmente a servicios de todo tipo a través de ellos. Muchos de estos dispositivos estarán caracterizados por su desempeño basado en dinámicas de inteligencia artificial (IA) lo que se traducirá en un mediano plazo en automatización avanzada de procesos.

Por ejemplo, todo el espectro de Inteligencia Artificial que se usa en los modelos de aprendizaje automático (Machine Learning ML) se combinan con el fin de generar hiperautomatización de procesos, esto aplicado a espacios y ambientes físicos se puede traducir en otra tendencia la de espacios inteligentes, que empieza en casas y edificios inteligentes, pero que va más allá llegando al concepto de ciudades inteligentes, lo que finalmente permite una mayor democratización del uso de la tecnología incluso con programas de inclusión social que se apoyan en desarrollos digitales como factor fundamental para su funcionamiento.

Otro ejemplo puede verse en el uso creciente de interfaces conversacionales y chatbots. Una gran cantidad de empresas están aplicando esquemas de inteligencia artificial para ofrecer nuevos servicios usando equipos especializados como Alexa o Google Home que son capaces de reconocer comandos de voz y realizar conversaciones básicas. Muchas empresas están integrando chatbots y tecnologías de reconocimiento de voz en sus propias mesas de servicios. Usando estas tecnologías, los clientes y usuarios pueden usar sus aplicaciones favoritas, como WhatsApp o Skype, para solicitar servicios e interactuar con los diversos especialistas de sus empresas.

Algunas conclusiones

Visto desde la perspectiva corporativa todas estas tendencias confluyen en un objetivo común, la búsqueda de clientes que se sientan cada vez más satisfechos y que puedan gestionar para sí mismos casos y requerimientos de sus necesidades individuales.

Se viene un 2020 en el que los los líderes empresariales tanto de TI como de otras áreas de las empresas: finanzas, talento humano, entre otros; se enfrentarán a una serie de «desafios», como la integración de la tecnología a la prestación de servicios existentes, buscando su automatización, autogestión y la innovación de nuevos servicios. Este reto puede verse como un problema, sin embargo, es mejor convertir ese problema en oportunidad, encontrando la forma en que el efecto combinado de estas tendencias puede producir resultados medibles que generen verdadero valor al negocio.

Aprovechar la experiencia de expertos en procesos de integración tecnológica y apoyarse en las herramientas y plataformas idóneas para impulsar el crecimiento del negocio, analizando el impacto de experiencia cliente positivo que esto genera, incluyendo esta inversión en los presupuestos no solo de TI sino de las demás áreas que se verán beneficiadas, harán posible ese avance necesario para que las compañías se acerquen y vivan la cuarta revolución industrial que se vive hoy en día, tal como el mercado de hoy lo demanda.

Entradas Recientes

Empiece a escribir y presione Enter para realizar la búsqueda

Top Contáctanos