Wearables: la próxima frontera de la movilidad

wearables-movilidad

El reciente lanzamiento del Apple Watch tuvo una espectacular acogida por parte de los medios de comunicación (por no hablar del casi el millón de pedidos previos al lanzamiento), lo que lleva a pensar que probablemente cada vez más empresas contemplen el lanzamiento de wearables en los próximos meses y años, si es que no están ya inmersas en ello.

En términos generales, los wearables son dispositivos capaces de almacenar, transmitir y/o mostrar contenido corporativo. Y sus nuevas versiones no hace más que ampliar sus aplicaciones. Por este motivo, es muy probable que un gran número de profesionales prevean utilizarlos en su entorno laboral. No obstante, al igual que con la revolución del trabajo móvil, la tecnología wearable podría presentar una serie de retos para los departamentos informáticos: desde la ampliación de la variedad de sistemas operativos hasta los requisitos de administración de los nuevos dispositivos.

Este general, es importante reflexionar sobre la forma en que los wearables afectarán al lugar de trabajo y cómo los departamentos informáticos harán frente a los retos que conlleva este cambio tecnológico.

Tecnología wearable en la oficina

Todo lo que se diga es poco sobre las implicaciones de la tecnología móvil en el lugar de trabajo. Además de su influencia en nuestra forma de trabajar, está dando forma a toda una generación de profesionales que apuestan por el trabajo móvil para llevar a cabo sus tareas diarias.

No es de extrañar que este grupo demográfico (profesionales con hijos de menos de 18 años y hombres de entre 18 y 34 años) sea más propenso que cualquier otro a liderar el cambio a «lo wearable». Un reciente estudio descubrió que el 42 % de este segmento de la población tiene pensado adquirir un dispositivo wearable con el fin de realizar tareas como leer correos electrónicos, visualizar documentos y mantenerse al día con los recordatorios. Si las empresas todavía no han visto a sus empleados llevando un Apple Watch o un Samsung Gear, lo harán pronto.

Si los usuarios llevan teléfonos inteligentes y tabletas a la empresa, entonces, ¿Por qué aún no portan tecnología vestible (wearable)? Los dispositivos vestibles todavía no han tomado del todo al mundo por sorpresa, pero no es demasiado pronto para prepararse.

Siempre es mejor para TI mantenerse al tanto de las nuevas tendencias en lugar de quedar atrapados detrás de la ola. Y la próxima tendencia puede ser los dispositivos vestibles que los usuarios pueden tener sobre su persona, conectar a su teléfono y utilizar para propósitos tales como hacer llamadas, introducir datos y acceder a las aplicaciones. Dado que los dispositivos vestibles pueden ser manos libres, hay una gran cantidad de posibilidades para el uso empresarial. Aunque es incierto si estos dispositivos verán una adopción generalizada en el mundo de los negocios, no es probable que la tecnología vestible vaya por la orilla del camino con los consumidores.

A medida que los sensores y la tecnología inalámbrica avanzan, la electrónica vestible se volverá más viable y los consumidores abrirán sus carteras. Los ingresos en todo el mundo por los dispositivos vestibles, las aplicaciones y los servicios para fitness alcanzarán los cinco mil millones de dólares el año 2016, de acuerdo con Gartner. Por ahora, el mayor caso de uso sigue siendo la salud y ejercicio personal –con opciones como Gear Fit de Samsung– pero la tecnología continuará madurando. Mientras lo hace, los consumidores encontrarán más razones para comprar productos electrónicos portátiles.

Conozca estos nuevos dispositivos informáticos antes de que sus empleados comiencen a traerlos a la oficina.

 

Fuente

Dejar un Comentario

veinte − 17 =

Empiece a escribir y presione Enter para realizar la búsqueda

Top Contáctanos